Panes Panod

Un pan de calidad se identifica a través de los sentidos. El pan de Panod a la vista es rústico, imperfecto, un poco oscuro. Al tacto su corteza es rugosa y su miga esponjosa y húmeda. Al oído es crocante y al gusto lácteo, ligeramente ácido (recuerdo de la masa madre y las largas fermentaciones) y al olfato tiene aroma a cereal tostado.

El pan es salud y nutrición, es un alimento básico de la pirámide nutricional. Desde Panod queremos transmitir la importancia de tomar pan cada día y desmitificar que el pan sea malo o engorde; si el pan está bien hecho, es una gran fuente de minerales, aminoácidos esenciales, fibra, proteínas vegetales, hierro, magnesio, calcio, silicio, selenio y zinc.

El pan elaborado con un mal procedimiento, con fermentaciones cortas y materias primas de baja calidad es el que es indigesto, engorda y provoca intolerancias.

Los panes de Panod son digestivos y las mezclas de cereales y de distintas harinas aportan una gran riqueza de minerales y son una gran fuente de fibra y proteína vegetal.

Cada día horneamos más de 20 variedades diferentes y cada mes introducimos nuevas recetas. A continuación puedes ver una pequeña muestra de lo que podrás encontrar a diario en nuestra tienda Panod:

¿Quieres saber más sobre cómo hacemos el pan en Panod? 

Leer más

Las harinas con las que hacemos el pan en Panod son siempre harinas “limpias”, sin aditivos de ningún tipo (ni conservantes ni mejorantes panarios) y son seleccionadas cuidadosamente entre los mejores productores nacionales.

Harinas de la máxima calidad procedentes de cereales en las que el agricultor y el molinero han apostado por la calidad en lugar del rendimiento.

En Panod trabajamos con diversos tipos de harina: molidas a rodillo, molidas a piedra, blancas o integrales, y en la mitad de nuestros panes empleamos sólo harinas ecológicas.

En Panod el amasado es específico para cada tipo de cereal y cuidamos mucho no amasar en exceso para no desnaturalizar las harinas,  quitarles el betacaroteno y no producir gluten en exceso.

En Panod las fermentaciones de todos los panes son largas,  24 horas o más, para que el almidón se transforme en azúcares más simples y el índice glucémico del pan sea más bajo y por lo tanto menos calórico y más digestivo;  de este modo nuestro cuerpo asimila más lentamente los hidratos de carbono del pan. Las cocciones se realizan en un horno de solera refractaria (piedra) con vapor y los tiempos se ajustan a cada tipo de pan. 

Leer menos

¿Quieres saber más sobre la masa madre y cómo influye su uso en el pan? 

Leer más

La masa madre es una masa (de harina y agua, que no contiene levadura biológica añadida) que ha fermentado lentamente y que contiene esencialmente levaduras naturales y bacterias productoras de ácido láctico y acético, conservantes naturales que evitan el ahilamiento y enmohecimiento del pan.

La masa madre es en gran medida la responsable del buen sabor y aroma del pan; aporta una corteza crujiente, una miga húmeda y alarga la conservación del pan.

En Panod todos los panes sin excepción son elaborados en procesos de fermentación largos (24 ó más horas), con masa madre natural de cultivo propio. Los panes son por lo tanto más digestivos debido a que el gluten, que es una de las proteínas más difíciles de digerir, ha sufrido una descomposición previa. Además, con un índice glucémico más bajo, se trata de un pan más saludable, que engorda menos y con miga más húmeda y sabrosa y una corteza más gruesa, que se mantiene crujiente por más tiempo. 

Leer menos

¿Quieres saber por qué usamos hasta 5 harinas distintas para elaborar un mismo pan? 

Leer más

En Panod hay panes de una única harina, pero apostamos también por la elaboración de “coupage propios”, es decir, mezclas de tres, cuatro o hasta cinco harinas diferentes (de uno o diversos cereales). Con ello conseguimos una gran riqueza de matices y logramos sabores, texturas y aromas únicos. Cada tipo de pan está elaborado con una receta distinta y un proceso y tipo de masa madre específicos.

Igual que en el vino, el aceite o el café, el coupage de diversas variedades siempre aporta más riqueza y calidad que un monovarietal. En Panod buscamos un pan con matices y amplitud de sabores y aromas, y es por ello que varios de nuestros panes combinan harinas de diversos cereales (trigo, centeno, espelta, Kamut…) o de distinta molienda (a pieda y rodillo) o de diferente tipo (integrales o blancas)

Leer menos