El pan, en la panadería

La industrialización del pan vivida en las últimas décadas ha facilitado el acceso a un alimento clave en nuestra dieta a un precio muy bajo; pero también, por desgracia, ha dado como resultado un pan de muy mala calidad: lleno de aditivos, poco saludable y sin aroma ni sabor.

Somos panaderos de vocación y reivindicamos el “pan de toda la vida”. Un pan que sigue un proceso de elaboración natural, lo cual comienza con agricultores que priman la calidad de los cereales frente a la productividad del campo, sigue con molineros que aplican un tratamiento respetuoso a los cereales (moliéndolos a bajas revoluciones y sin usar aditivos de ningún tipo -obteniendo así una selección de harinas “limpias”-) y finaliza ya en nuestro obrador Panod con una buena panificación por parte de nuestros panaderos.

Todos nuestros panes se caracterizan por un amasado lento, el empleo de masa madre de cultivo natural, largas fermentaciones y cocciones en horno de piedra refractaria.

Somos panaderos y estamos orgullosos de nuestra profesión.